Inicio Deporte Tener una mascota y los beneficios para las personas mayores

Tener una mascota y los beneficios para las personas mayores

93
0
Mascotas

¿Alguna vez has querido tener una mascota y no has podido hasta ahora? Conoce de los beneficios que nos aporta convivir con una. Los datos lo avalan, en España el 32% de las personas mayores conviven con una mascota

Estos son algunos de los beneficios de convivir con una mascota

La falta de tiempo por la actividad laboral es una de las principales razones por las que muchas personas renunciamos a tener una mascota, y que llegada la edad adulta, nos vemos liberados de muchas de nuestras obligaciones y decidimos dar el paso y buscar aquella mascota que más se ajuste a nuestras necesidades.

Si has decidido tener una mascota, estos son los beneficios que te pueden reportar:

  •  Estimula la actividad física, Si hablamos de perros, estos contribuyen a fomentar el ejercicio gracias a los paseos y juegos diarios que requieren estos animales. Las personas que son dueñas de perros tienden a ser más activas físicamente y menos obesas. Los adultos mayores que no tienen limitaciones de salud necesitan por semana, al menos dos horas y media de actividad física: sacando a pasear a un perro durante 30 minutos o realizando caminatas de 15 minutos, se puede superar ese requisito.
  • Disminuye la sensación de soledad. Un perro o un gato en casa ayudan a dar una estructura al día; a facilitar ciertas rutinas, ayudando a mitigar el síndrome del nido vacío que afecta a muchos de nuestros mayores cuando los hijos abandonan el hogar. El hecho de tener que bajar al perro de paseo tres o cuatro veces al día ayuda a establecer una rutina. Durante el paseo, es fácil interaccionar con personas en la calle, lo cual disminuye el posible asilamiento que sufren algunas personas mayores.
  • Son el mejor medicamento para la tristeza y la depresión. Está demostrado que convivir con una mascota reduce la sensación de tristeza y depresión en las personas mayores. Volver a sentirse «útiles» al cuidar de un animal es un gran aliciente ya que muchas veces se sienten apartadas y poco necesarias. «Una mascota requiere atención y cuidados pero, en este caso, un mayor que cuida un animal cuida también de sí mismo»
  • Vigilan la seguridad de las personas. Las personas mayores con alguna limitación de sus capacidades corren un riesgo añadido en su seguridad. Según los expertos «En este caso, los perros entrenados pueden ser de gran ayuda, ya que pueden dar una señal de alerta si se da determinada situación (suena el teléfono, algo se quema, el dueño se encuentra en peligro e, incluso, en algunos casos, detectar enfermedades)».
  • Reducen el estrés. No importa el tipo de mascota ni el estado de salud, todas tienen efectos positivos en el estrés. Ya sea observando nadar los peces, escuchando el ronroneo de un gato o el piar de los pájaros, los niveles de ansiedad y estrés se reducen y ayudan a contribuir a la sensación de bienestar.

Todo un clásico ¿mejor perro, o quizás un gato?

Si estas pensado tener una mascota, no es lo mismo un perro que un gato, sin olvidar otro tipo de mascotas, como los pájaros o los peces.

Si tu opción son los perros, has de saber que no todas las razas caninas son ideales para convivir con las personas mayores. 

No es lo mismo si se tenemos una movilidad reducida, en este caso razas como los Pastores Alemanes, los Golden Retreiver o los Labradores son muy útiles, pues además de hacernos compañía, los podemos entrenar para que nos ayuden en ciertas tareas como abrir cajones o acercarnos el mando de la televisión.

Hay otras razas más pequeñas que también se adaptan muy bien a nuestros hábitos, sobre todo por su menor tamaño y fuerza, lo que es idóneo para manejarse mejor con ellos. Se trata de los Yorkshire, Shih Tzu, Teckels o los Chihuahua, entre otras, que son además, algunas de las razas caninas más populares en nuestro país.

Por otro lado, los gatos son animales que requieren pocos cuidados y son capaces de proporcionar mucho cariño. Las ventajas de los gatos como mascotas son muy amplias: son la mejor opción para personas mayores con problemas de movimiento u otras dificultades para salir de paseo y pueden vivir tanto en casas como departamentos ya que no requieren de mucho espacio, son fieles compañeros de sus dueños.

Si optamos por los pájaros, lo mejor es buscar los más fáciles de cuidar y que mejor se adaptan como mascota, como los periquitos, las cacatúas, los canarios, los agapornis, todos ellos muy sociables.

También hay responsabilidades hacia nuestras mascotas

Elegir una mascota, es un acto de responsabilidad, que de ninguna manera debe hacerse a la ligera, ya sean perros o gatos u otro animal de compañía, no debemos perder de vista que es un ser vivo, al que hay que cuidar, máxime si va a pertenecer a adultos con problemas de dependencia o si por desgracia el dueño fallece. Un entorno social y familiar involucrado en esta decisión, debe garantizar estos cuidados y procurar a las mascotas, aquellas atenciones necesarias para su bienestar y estabilidad emocional, que van a repercutir en una mejora de los beneficios que reportan.

Entiéndase cuidados, como la alimentación, la vacunación, las salidas diarias, su educación y sociabilidad.

Al convivir con una mascota no sólo conseguimos unos beneficios en términos de salud, sino que establecemos un vínculo afectivo y de responsabilidad con otro ser vivo, esto nos enriquece como seres humanos, y nos permite llevar una vida más rica y plena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por favor escriba su nombre aquí